y estuve en el banco…

Hace poco oía de alguien:

Ud quiere saber cuanto se mueve un pueblo (lease si es un pueblo activo), mire los bancos, con eso se da cuenta…

Esta persona lo dice muy orgullosamente, yo no lo veo tanto así, que lastima que el termómetro de la actividad de las personas de un pueblo este puesto en algo que ni siquiera le pertenezca al mismo, pero bueno de eso no se trata este post.

Hoy estuve en uno de tantos bancos que hay, lo interesante de la cuestión, no fui a pagar nada, solo fui a acompañar a un amigo, que SI tenia que pagar algo.

Todo ese tiempo que estuve esperando lo utilice para relajarme un poco, escuchando música (actividad a la que dedico gran parte de mi tiempo), pero además para observar. Y es que en caso de ser cierta la frase del inicio de este escrito, tenemos que en un banco encontramos cantidades de personas, todos con diferentes estilos, diferentes rasgos (cualidad propia de las poblaciones con su diversidad étnica, socio-económica y demás), aunque la gran mayoría con algo en común… todos tenían o que hacer alguna ‘vuelta’ o trabajaban allí (bueno todos menos yo).

Uno aparentemente desconectado del mundo, con esto me refiero a los audífonos en mis oídos, puede detenerse a observar…. a detallar, tantas y tantas cualidades, por ejemplo, los que se creen la re-chimba, porque están cobrando la plata que les mandan del extranjero (como sino supiera que esa plata se la gano algún familiar que por allá esta vendiendo su dignidad y desperdiciando su vida, para que el otro acá se de lujos), está el que se hace el importante porque esta pagando sus tarjetas de crédito (como si el hecho de ser plástico no le quitara lo deuda), esta también el que mandaron del trabajo, que aun si gustarle mucho la idea, se resigna a que es su trabajo hacerlo. La gran mayoría, los que pagan los servicios públicos y el caso de mi amigo, el estudiante que por cosas de la burocracia del sitio donde estudia, en un comienzo le dijeron que no debía nada y que ahora le dicen que no!! Que de debe y que tiene que pagar, porque sino, no se puede graduar!!

Aun así, vi tres cosas que me parecieron muy interesantes:

El amor de una aseadora por su trabajo y por la empresa para la que trabaja, y que a pesar de su condición de “bajo nivel” dentro de la estructura del banco, fuese quizá la cara mas amable para las personas que estaban como desubicadas dentro del sitio, y que fuese como la encargada de la organización y de hacer sentir a las personas cómodas dentro del banco, esto me causo una sonrisa inmediatamente, y me demostró que los bancos no son tan malos como los pintan, son mucho muy malos, pero eso no quita que tal vez te puedas encontrar a alguna persona excepcional y guerrera, lastima que probablemente eso no le interese a nadie.

También me causo gracia, la creatividad de algunas personas para no quedarse nunca “baradas” al improvisar un muro como la mesa en la cual apoyar para llenar el contrato para la venta de su alma solicitud de un crédito, moviendo sillas y demás, aun y con la incomodidad y desfachatez que representa para algunos de los mas “estiraditos”…

Y la joyita, quiza la persona de la pinta mas interesante de todas, un señor con un pantalón un poco viejo color negro, una camiseta roja con la estampa del Che Guevara y con la frase “Hasta la victoria siempre…”, una gorra negra con una pequeña bandera de Colombia en la parte frontal y con una estrella arriba. Su aspecto era el de una persona trabajadora del campo, que quizá pocas veces “baje” al pueblo a hacer sus “vueltas”, pero con la dignidad por las nubes, diciendo No me vendo!!!, el sistema es violento, decadente, triste, no muy alentador, pero al menos sigo siendo yo mismo…

Que buen día….. aunque sea en un banco!

Una respuesta a y estuve en el banco…

  1. Elvis Elgato dice:

    Personalmente creo que los bancos son la fuerza perversa mas grande de la historia, recuerda la familia que desalojaron en La Estrada hace como tres meses o algo asi ¿?, claro, los periodicos y la tele cubrimiento total, pobrecita la fuerza publica, luchando contra una familia que se defiende con agua y sartenes, pobrecito el ESMAD, ciento cincuenta hombres armados contra siete u ocho personas sin ningun tipo de entrenamiento, pobrecito el banco contra esta familia de rufianes explotadores de la economia bancaria, lo que no divulgaron fue que la cuota que pagaban era de 150.000 pesos, luego les “reliquidaron” a mas de 700.000, usted sabe la inflacion, el dollar y todo eso, le dijeron al padre de familia, el padre perdio el empleo y se quedaron sin nada, por eso siempre me gusto la frase que dice el asesino Matt Pocelet en Dead Man Walking, cuando le entrevistan: “si, estoy arrepentido, he desperdiciado mi vida, si pudiera vivir otra vez haria algo util: me dedicaria a bombardear bancos y edificios gubernamentales”, chau, gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: