Guerras Perdidas

enero 26, 2009

Voy caminando por la calle, casi completamente desconectado del mundo, en mis oídos varios decibeles de guitarras y baterías, me impiden percibir el mas escandaloso ruido externo generado por el trafico o el bullicio normal de la gente que transita a mi alrededor.

Mas sin embargo, mis ojos están muy atentos, y pueden observar muchas cosas, al pasar por las calles, se puede observar de forma clara las facciones en las caras de las personas, la gran mayoría tiene en sus rostros una marca de aburrimiento y tristeza que se puede percibir sin mucho esfuerzo, y a pesar de que es muy fácil de camuflar detrás de un simple sonrisa burlona, es algo que no se puede esconder de forma permanente o completa.

Es un ejercicio interesante caminar y observar a todo tipo de personas que realizan sus actividades diarias con normalidad, con ese afán que domina la sociedad actual, ese corre! corre!, que el tiempo se acaba, así como también ver sus rostros, aunque sea de forma muy disimulada, ya que si lo notan, tal ves se asusten, se enojen o actúen de una forma no muy natural.

Voy caminando sin afán, con tranquilidad y con serenidad, aparentemente sin interés alguno por lo que me rodea, aparentemente desconectado, pero, en realidad es todo lo contrario… hoy, me siento algo diferente, encerrado en mis pensamientos, me pregunto cuantas historias podrían contarme todos esos extraños que caminan por la misma calle en la que paso en este momento, que cantidad de anécdotas podría contarme la señora que acaba de pasar chocando con mi hombro por este estrecho anden… aparentemente no le gusto lo del choque, parece disgustada, o eso fue lo que note cuando mire hacia atrás, puede que haya tenido problemas previamente… Momento!!!!

Hablo como si yo no tuviese problemas, pero en realidad si los tengo, aunque es cierto que soy una persona que vive al hoy, al máximo sin preocuparme por el mañana, al máximo eliminando las complicaciones de la actualidad, solo centrándome en lo que me gusta y me interesa, existen cantidades y cantidades de ‘demonios’, que atacan mi pensamiento constantemente con afilados y pequeños cuchillos, que obligan a mi cerebro a requerir mayores cantidades de oxigeno, para procesar mas y mas información obtenida a través de mis sentidos o mi memoria.

No voy a quejarme de mi ‘complicada’ vida, ya que puede que no lo sea del todo, aunque cada cual tiene diferentes problemas y la trascendencia de los mismos es dada por nosotros mismos basándonos en quien sabe que demonios preconceptos de calificación.
Solo quiero decir, que estos problemas siempre nos acompañaran, y que con el paso del tiempo no parecen desaparecer, sino mas bien evolucionar y que son parte de nuestro diario vivir, de hecho me atrevería a decir, que le dan sabor y entretenimiento a la vida en si.

El mundo cada vez esta mas loco, mas desenfrenado y tiene problemas muy graves, que ahora me parecen mucho mas difíciles y distantes de solucionar, es decir, llevamos dentro de nuestra mente miles de guerras diariamente contra nuestro enemigos invisibles, que pueden ser de toda índole, pero son problemas aparentemente sin solución, ya que tras cada batalla y enemigo derrotado, aparecerá otro de diferente condición; nuestra naturaleza, nos impide ser conformes, y sin solución de problemas tan mínimos como estos, la solución de otros globales, se ve un poco mas difícil, o tal vez ¿si solucionamos cada uno nuestros problemas internos, se vería reflejado como la solución de los problemas externos y globales, como una muestra de que nosotros mismos somos el problema?

PD: Creo que inicie con una idea clara de lo que quería decir, pero luego como que perdí el hilo, y en estos momentos no encuentro las palabras correctas para transmitir el mensaje que quería dar. Saludos, y espero las criticas y comentarios. El soundtrack, es la canción que estaba escuchando en estos y esos momentos.

Soundtrack: The souls of distortion – Joe Satriani | [Descarga]

http://www.goear.com/files/sst4/2d18b7f32814b4715a325f7ab662a267.mp3″
Anuncios

2600 metros más cerca de …

enero 5, 2009

Un frió penetrante avanza desde mis pies, los audífonos se han caído de mis orejas, el movimiento de todo lo que me rodea se me hace extraño… ya recuerdo, estoy viajando… Abro completamente mis ojos, y entonces es cuando lo veo, parece un enorme gusano color rojo, que ha saciado completamente su hambre, se mueve completamente libre, no como los demás de los costados, el tiene vía libre para ofrecer un mejor servicio… si son los buses esos de Transmilleno. He llegado a Bogotá.

Hace mucho rato que no venía por acá, y ciertamente he notado algunos cambios, como por ejemplo el aire, que por alguna razón no lo sentí tan pesado y contaminado, lo más probable, es que los niveles de contaminación del sitio en el que normalmente vivo han aumentado (Aunque también está la posibilidad de que hayan disminuido aquí en la capital), es una ciudad un poco diferente a como la recordaba.

La ciudad siempre produce en mi algún efecto, no se si positivo, pero, ciertamente siempre me dan ganas de quedarme… la idea de divagar por las calles es cautivante, la idea de regresar al estrés, no tanto… pero, pues no se…

He llegado a la terminal, estoy un poco desubicado, hace como dos años que no venía por acá. ¿Cuanto tengo en el bolsillo?, $7000, no me alcanza para el taxi, así que, figuró bus…

Después de caminar como 5 cuadras, recuerdo cual es el bus que debo coger, y depués de como media hora de espera, entre dormido y despierto, veo un hermoso vehiculo, creo yo que modelo 80 mas o menos, con su hermoso acabado de pintura, hecho a traves del tiempo con los roces con otros vehiculos, dentro de él, alrededor de 40 personas, todos completamente acomodados (ya es sorprendente que quepan todos, o sea que si caben! en cierta forma están bien acomodados como parte de un rompecabezas multicolor), ahora si, me embarco a mi destino…

Esta es una de las entradas mas flojas que he hecho… y pues nada, habla sobre mi llegada a la capital, de la cual me gusta mucho el clima, aunque me aburre estar casi todo el tiempo con los pies frios. Saludos!

Soundtrack: If I could fly – Joe Satriani | [Descarga]

http://www.goear.com/files/sst3/7f58ec2d8627c917e647bdf9828bebbc.mp3″

1.9 sobre 5, la mejor nota de mi vida!!!

septiembre 30, 2008

Este ya es un tema muy trillado, del que muy seguramente hablaré unas dos veces más aquí (espero no lograr ahuyentar a mis pocos lectores con esto). Mi dilema con las aplicaciones financieras.

Hoy nos entregaron las notas de un examen previo que nos hicieron, y pues como lo dice el titulo, saque 1.9.

Y ustedes dirán, pero si eso no es una buena nota. Y yo responderé, si, es una muy buena nota, y paso a explicarlo:

Resulta que este es un tema muy jarto, el cual no me interesa aprender y comprender, puesto que hace mucho rato que entendí su idea inicial, ‘la gente pobre, siempre pierde’. De tal forma, que a pesar de las muchas oportunidades y trabajos que nos han puesto, solo hice uno y pues como era de suponerse, no me fue bien, entonces deje de preocuparme. A esta clase entro como si nada, sin cuadernos, sin lapiceros, sin ¿interés? (que ironía, pues toda la temática es sobre el interés simple y el interés compuesto), como dije, no hago trabajos y cuando hay exámenes, me dedico a una de las dos cosas que mas me gusta hacer en la vida (uy! eso sonó a canal barato de la televisión criolla y como a político frustrado – los de bogotá me entienden -), perder el tiempo escribiendo en mi blog, y leyendo otros interesantisimos como el de Quime, Tomáz, Yara, Blueandtanit,  y una lista inmensa (que tipo tan lambón cierto?).

Ahora, teniendo en cuenta, el poco esfuerzo puesto en tal nota, creo que un 1.9 sobre 5, no es ni tan malo, no les parece?

De hecho como dato curioso, fui la persona que dentro del grupo quedo más contento con su nota (y eso que hubieron 5’s y 4.8’s, jajaj!!!!), tal vez, porque además de la nota, se dieron cuenta de que tanto esfuerzo para un numero de una cifra y un decimal, No Vale La Pena!!! al menos en una área como esta.


Y ahora? (la cosa color de hormiga)

septiembre 29, 2008

Hasta hace un rato, estaba pensando en escribir sobre la presión que tengo por estos días sobre mis hombros, pero por esos acontecimientos inesperados de la vida, la cosa cambio, y se puso color de hormiga.

En mi vida me he visto en muchas ocasiones rodeado de mucha presión, de diferentes tipos, lo que generalmente pasa, es que las personas depositan demasiada confianza en mi, poco a poco empiezo a ser algo así como un ‘modelo a seguir’, y es, cuando la baina se pone fea, porque no me gusta decepcionar, aunque no haga las cosas por agradar a alguien, una vez que arranco con algo, quiero hacerlo bien. Entonces es cuando uno empieza a jugar en contra de uno mismo un tiempo atrás, con el paso de los días, creo que debo hacer las cosas cada vez mejor en relación a como las haya hecho la última vez. ¡Hasta ahí! todo normal.

Ahora, con el paso de los días, y con toda una serie de cosas imprevistas, las ocupaciones aumentan, cada vez tengo más cosas en la cabeza, la RAM se satura, y empiezo a dar más importancia a las cosas que más me gustan y no a las que debería prestar más atención.

Ahora bien, con tanta cosa encima, tanta gente con los ojos puestos en uno, cada vez más exigencias de último momento, es el tiempo de empezar a portarme serio, ponerme a estudiar lo que debería estar estudiando y dejar de ‘perder el tiempo’. Pero que hago yo???? adivinen, escribiendo en mi blog y leyendo otros.

Como cosa rara yo y las aplicaciones financieras, mañana es el día final, donde se define todo. Esta baina ya me tiene muy pensativo, porque perder esta materia, dependiendo de como suceda, es el equivalente a un curso de verano (o mas bien navideño) que me desagrada. Tantos compromisos adquiridos con mi grupo de investigación informática, mas unos cuantos trabajos más, son el carma que tengo que cargar, por ponerme a criar fama de ‘sabelotodo’ y de lambón (eso no quiere decir, que muchas de esas cosas no las quiera hacer, como por ejemplo lo del grupo de investigación, que por cierto es lo que más tiempo y concentración me requieren).

Para colmo de males, hace unos minutos me acaban de informar, que ya no tengo trabajo, lo que implica que ahora no se como voy a hacer para transportarme diariamente a estudiar (que en caso de que no pueda viajar, sería la solución más fácil a todos mis problemas inmediatos, pero que me traería otra surta – esa palabra como que no existe – de problemas a futuro que pá que les cuento ).

Con todo lo anterior, creo que ya tengo suficiente como para desesperarme, pero no.

Mi solución, es estar pendiente de Rock al parque, unos tres días de rock, me quitan el estrés, relajarme y dejar que todo fluya, generalmente los problemas se me solucionan solos, y eso esperando no abusar de mi ‘suerte’, es lo que espero que suceda en esta ocasión.

Lo único que si me tiene verdaderamente azarado, es la rugidera de las tripas, es que eso de estar solo con el desayuno a las 20 horas es cosa dura!!!!

Un saludo y relajense que la vida es para disfrutarla y sino pues pregunteme a mi de problemas, jaja!!!!